El peso que carga la economía de Japón por los juegos olímpicos Tokio 2020

Todo comenzó con el Primer Ministro japonés, Shinzo Abe, cuando hizo su aparición vestido como Super Mario en la ceremonia de clausura de los juegos olímpicos de Río 2016. Sin embargo, nadie se imaginaba que 3 años y medio después, iba a aparecer un virus que haría que se creara una pandemia mundial e iba a tener consecuencias en todo lo que viniera. Una de estas, es el peso que está cargando la economía de Japón por los juegos olímpicos Tokio 2020.

Se suponía que los juegos olímpicos Tokio 2020 sería un momento de gloria nacional, una oportunidad para dejar firmemente en el pasado el desastre nuclear de Fukushima de 2011 y mostrar la preeminencia tecnológica de Japón a la cabeza de unos Juegos Olímpicos ambientalmente sostenibles.

Cuando los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 comiencen el 23 de julio de 2021 (un año después de lo planeado) no habrá espectadores. A medida que los atletas convergen en Tokio, la ciudad vuelve a tener restricciones de emergencia por cuarta vez.

El gobierno sigue decidido a hacer de los juegos un éxito seguro con COVID. Pero con las multinacionales japonesas que se alejan, las infecciones aumentan y los costos son tres o cuatro veces más altos que las estimaciones originales, apenas está claro si este espectáculo puede llegar hasta el final.

El peso que está cargando la economía de Japón por los juegos olímpicos Tokio 2020

Habían grandes esperanzas económicas

Se suponía que Tokio 2020 sería un gran estímulo económico, replicando los logros de Tokio 1964. Fue gracias a la celebración de esos Juegos Olímpicos que Japón invirtió en infraestructura como el famoso tren bala Shinkansen.

En Tokio, construyeron una autopista que unía el aeropuerto internacional de Haneda con el centro y ensancharon algunas de las principales arterias de la ciudad, mientras que también se abrió una nueva e importante carretera entre Osaka y Nagoya. Estas mejoras de infraestructura ayudaron a lograr el milagro económico japonés durante las próximas dos décadas.

Pero esta vez, hubo señales de problemas mucho antes de la pandemia. El estadio olímpico principal, que fue diseñado por la fallecida arquitecta británica Zaha Hadid, tuvo que ser rediseñado desde cero ya que su compleja estructura de techo se volvió demasiado cara. En cambio, los organizadores construyeron un estadio a aproximadamente la mitad del costo.

A medida que los costos se dispararon, los organizadores consideraron trasladar algunos eventos fuera de Tokio a lugares existentes en otros lugares. Esto no solo reduciría los costos, sino que ayudaría a difundir los beneficios del desarrollo económico, en un eco de la «nivelación» al estilo del Reino Unido.

Japón sufre un aumento de las desigualdades entre la capital y el resto del país. Por ejemplo, los precios de la vivienda aumentaron un 15% en Tokio entre 2002 y 2018, mientras que cayeron entre un 5% y un 15% en el resto del mundo. Durante el mismo período, la disparidad en los salarios creció de alrededor del 20% a más del 35%.

Resultados

Las regiones japonesas se mostraron escépticas ante la idea de que los juegos olímpicos Tokio 2020 ayudarían a subir de nivel. Los empresarios locales sabían que los proyectos de construcción todavía se concentrarían alrededor de Tokio, con beneficios limitados para sus regiones. También se habló de que la demanda en Tokio causaría un impacto en la oferta, dejando a los fabricantes de las regiones clamando por materiales.

Esa preocupación en particular podría haber sido exagerada al final, y algunos movimientos sí vieron inversión. Por ejemplo, el ciclismo se ha trasladado a Izu, a unas 200 millas al oeste de la capital, y se ha mejorado el velódromo de la ciudad.

Sin embargo, otros movimientos fallaron. La prefectura de Miyagi en el noreste de Japón, a 250 millas de Tokio, fue considerada para remar y correr en canoa. Esto fue visto como una forma de acelerar el lento ritmo de reconstrucción tras el terremoto de marzo de 2011 y el colapso de la planta nuclear de Fukushima Daiichi.

Pero nuevamente intervino la realidad financiera. Surgieron disputas sobre la distribución de costos y otros problemas logísticos, y se decidió realizar remo en la Bahía de Tokio como se pretendía originalmente .

El peso que está cargando la economía de Japón por los juegos olímpicos Tokio 2020 2

A pesar de esos esfuerzos para ahorrar dinero, la estimación del gobierno para el costo de los juegos olímpicos Tokio 2020 había aumentado de los $ 7.3 mil millones iniciales a $ 12.6 mil millones fines de 2019. Luego vino la pandemia. Gracias al aplazamiento, las estimaciones oficiales son un costo de $ 22 mil millones, y algunos dicen que se acercará a los $ 30 mil millones. Mientras tanto, el enorme estímulo de los turistas internacionales que las autoridades japonesas esperaban de los Juegos Olímpicos ya no está sucediendo.

Ahora, Japón carga con el peso económico por los juegos olímpicos Tokio 2020

Incluso antes de que comenzara, el apoyo interno para los Juegos Olímpicos era débil, ya que los beneficios económicos más amplios no estaban claros, especialmente fuera de Tokio. Con las infecciones por COVID actualmente acelerándose en Japón, y Tokio particularmente afectado (4.943 nuevos casos nacionales el 21 de julio, incluidos 1.832 en la capital), el estado de ánimo del público ha cambiado aún más en contra de los juegos.

Según una encuesta reciente, el 55% de los japoneses cree que los juegos no deberían seguir adelante, y el 68% piensa que los organizadores no pueden controlar las infecciones.

Como era de esperar, algunos atletas que llegaron a Japón dieron positivo, incluidos participantes de Uganda y Estados Unidos, junto con atletas británicos que hicieron «ping» en un vuelo en ruta a Tokio como contactos cercanos con personas con infecciones.

La posibilidad de que los juegos se conviertan en un evento de gran difusión parece haber llevado a Toyota a retirar sus anuncios de televisión. Los líderes de Panasonic, NTT, Fujitsu, NEC y Keidanren, la asociación de empleadores, se saltan la ceremonia de apertura. Cada vez más, la idea de que debe haber un compromiso entre la salud y la economía parece estar perdiendo fuerza.

El gobierno japonés todavía está decidido a seguir adelante con los juegos, a pesar de que sus asesores científicos le advirtieron sobre la aceleración de la transmisión comunitaria. El cuarto estado de emergencia de Tokio comenzó hace unos días, frenando los movimientos de personas hasta el 22 de agosto.

Los bares y restaurantes tienen que recortar los servicios nocturnos como parte de las restricciones, lo que inflige más dolor en un sector que ya ha sido más afectado por COVID. 

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad *

Información básica sobre la protección de datos
Responsable: El titular de la web Más información.
Finalidad: Moderar los comentarios. Más información.
Legitimación: Por tu consentimiento. Más información.
Destinatarias/os: Los datos se guardan en los servidores de SiteGround, donde está alojado este sitio web. Más información.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar o suprimir tus datos, así como otros que te explico en la información adicional.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite la supresión por parte de la persona interesada.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de tus datos personales en mi política de privacidad.